• Despertar Social

EL NACIMIENTO DEL HOMBRE NUEVO. PERSONAS, NO IDEOLOGÍAS


Un libro de Pablo Gea

Perseguimos no sólo modificar completamente las estructuras políticas y administrativas de este país, sino llevar a cabo un renacimiento nacional de la sociedad española cual fénix que resurge de las cenizas, forjar una nueva identidad individual y colectiva que reactive el legítimo sentimiento de orgullo por pertenecer a este país y a este conjunto de personas, una comunidad individualista hermanada por una concepción de la vida no basada en los valores morales que pregonan la debilidad, el sometimiento, el sentimentalismo y la sensiblería, sino en una orientación basada en el individualismo, la autonomía de la voluntad, la ética personal, la energía, el trabajo, el esfuerzo, la fortaleza, la ambición, la competitividad, la superación, la integridad, la dureza, el pensamiento libre, la libertad sexual, el compromiso, la honorabilidad y el respeto.

El camino hacia el imperio: el tránsito de la República al Principado romano.


Un libro de Pablo Gea

El tránsito de la República hacia el Imperio fue un período fundamental para la Antigua Roma. Cuáles son las bases políticas, jurídicas y sociales de ambos regímenes políticos son los aspectos principales que se analizan en el presente ensayo. Atendiendo especialmente a la articulación de la Política y del Derecho en cada etapa, estudiaremos su evolución a través de estos turbulentos tiempos, para llegar conclusiones que nos permitirán entender con mayor claridad qué se esconde detrás de conceptos tan asumidos como indeterminados, con el propósito de lograr un entendimiento mucho mayor de Roma, su Política y su Derecho.

  • Despertar Social

EL BUENISMO CRIMINAL


Un libro de Pablo Gea

El Buenismo se ha convertido en la ideología dominante y hegemónica en lo que llevamos de siglo XXI. Se trata de un planteamiento que, asumido por igual entre las élites políticas y económicas, se perfila como el mejor instrumento para el dominio de la población. Lejos de constituir una novedad, el Buenismo exhibe su naturaleza criminal como último exponente de los antiguos proyectos totalitarios, cuyo propósito no es otro que la disolución del individuo dentro de la colectividad y la anulación de cualquier capacidad crítica por parte de la sociedad.