Mientras se siga dependiendo de combustibles fósiles para generar la energía que utilizamos, toda medida impositiva destinada a desincentivar su consumo siempre va a tener como resultado un aumento del coste para el contribuyente.

Lo que no existe es voluntad política, y todos los anuncios de intervención en dichos mercados se revelan falaces cuando la receta es gravar aún más los combustibles fósiles y obligar a los prestadores de energía a fijar precios-tope para que luego sea el Estado el que absorba dicha diferencia por medio de la creación de nuevos impuestos o, en su defecto, por el incremento de los tipos impositivos.

Pablo Gea – La Iniciativa
0 0 votos
Valoración

Pablo Gea

Abogado. Coordinador General de Despertar Social. Director y Editor de 'La Iniciativa'.
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios